REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL
Tribunal Décimo Tercero (13°) de Primera Instancia de Juicio del Circuito Judicial del Trabajo del Área Metropolitana de Caracas
Caracas, dieciocho (18) de mayo de dos mil diez (2010)
200° y 151°

Asunto: AP21-L-2008-006509

IDENTIFICACION DE LAS PARTES

PARTE ACTORA: FRANCISCO ANTONIO ARAQUE BENITEZ venezolano, mayor
de edad, de este domicilio y titular de la cédula de identidad número V-9.236.488.
APODERADOS JUDICIALES: JORGE ENRIQUE CALDERÓN CRESPO abogado en ejercicio, inscrita en el IPSA bajo el número 49.304..
PARTE DEMANDADA: CENTRAL MADEIRENSE, C.A. sociedad mercantil de este domicilio, inscrita en el Registro Mercantil de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda en fecha 30-01-1953, bajo el n° 87, Tomo 3-A, y su última modificación inscrita por ante ese mismo Registro en fecha 03-01-2005, bajo el n° 28, Tomo 1-A Sgdo.
APODERADOS JUDICIALES: IGNACIO M. RODRÍGUEZ ORAMAS, FERNANDO E. MARTÍNEZ VALERO, DAVID CALZADILLA y JENNIFER GALLO, abogados en ejercicio, inscritos en el IPSA bajo los números 36.189, 45.335, 77.198 y 130.747 respectivamente.

MOTIVO: ACCIDENTE DE TRABAJO, COBRO DE PRESTACIONES SOCIALES Y OTROS CONCEPTOS LABORALES.

Por recibida la presente causa en fecha 03-02-2010 proveniente del Juzgado Cuadragésimo de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución de este Circuito una vez concluida la fase de mediación, siendo admitidas las pruebas por éste Juzgado se procedió a celebrar la audiencia oral de juicio y siendo la oportunidad procesal para dictar el fallo in-extenso pasa a realizarlo en los siguientes términos:
DEL ESCRITO LIBELAR

La representación judicial del demandante alega en su escrito libelar que su representado ingresó a prestar sus servicios para la sociedad mercantil CENTRAL MADEIRENSE C.A., desempeñando el cargo de almacenista con un horario de trabajo de 8:00 am., a 12:00 m., y de 1:00 pm., a 5:30 pm., con un día libre a la semana, con lo cual se evidencia la violación de la jornada de trabajo legal. Señala que el horario de trabajo y la asignación de tareas no son fijos siendo violados constantemente siendo cambiado de carnicero, charcutero, operador de montacargas, etc. Que en fecha 30-11-2005 siendo las 6:30 pm., después de nueve horas y media de labores su representado sufre un accidente de trabajo al resbalar de la plataforma del montacargas y a partir de ese momento le fue otorgado reposo médico, señalando que la empresa declaró el accidente en forma extemporánea el 06-12-2005. Que acudió a consulta de Medicina Ocupacional de la Dirección Estatal de Salud de los Trabajadores del Estado Miranda del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL) y que fue sometido a dos intervenciones quirúrgicas. Que en su oportunidad acudió al referido instituto a solicitar un cambio de lugar de trabajo y prestación dineraria según el Artículo 79 de la LOPCYMAT (expediente 030-2007-03-00569) se notificó al patrono asistiendo a la primera reunión la cual fue diferida para el 25-05-2007 a la cual el patrono no compareció por lo que en fecha 06-06-2007 el Instituto lo instó a sufragar los gastos y los salarios devengados durante el tiempo que duró la incapacidad. Que en fecha 22-01-2008 acude nuevamente al médico y le según el diagnóstico realizado por el especialista médico de Salud Ocupacional I de dicha institución se le recomendó a la empresa Central Madeirense c.a. mediante oficio n° 0090 de fecha 02 de enero de 2008, ejecutar el cambio inmediato de puesto definitivo al trabajador ubicándolo en un puesto de trabajo que diera cumplimiento a las recomendaciones sugeridas. Que en razón de esto el demandante fue cambiado pero a desempeñar funciones no recomendadas en el cargo de charcutero lo que agravó su condición al punto que en fecha 22 de enero de 2008 fue evaluado nuevamente y el 23 de mayo de 2008 le fue declarada incapacidad para el trabajo de un sesenta y siete por ciento (67%) por lo que requiere de una tercera operación, y que debido a ello quedó totalmente incapacitado para laborar en cualquier tipo de trabajo por no poseer instrucción académica siendo sus actividad como obrero su única fuente de ingresos. Que ante tal situación se presentó en fecha 23 de mayo de 2008 en la sede de la empresa para averiguar por su situación en la empresa y el Gerente de Seguridad Industrial le manifestó que debía demandar por ante los Tribunales “para ver si se le pagaba algo”, con lo cual consideró se configuró un despido injustificado. Que la causalidad de los hechos prejuiciosos que le fue ocasionada a su poderdante tiene su origen en la falta de supervisión, de información, la inseguridad del manubrio del montacargas, el piso mojado, así como lo extenso de la jornada (cansancio físico) el día en que ocurrió el accidente al haber laborado nueve horas y media. Que procede a demandar los siguientes conceptos: Prestación de antigüedad desde el inicio de la relación de trabajo Bs. 5.661.922,58 en base a los salarios indicados en el escrito libelar los cuales se dan aquí por reproducidos. Vacaciones y bono vacacional (Cláusula 15 y 46 de la Convención Colectiva) desde el año 2005 Bs. 2.901.553,13. Utilidades (Cláusula 17 ‘2005’ y Cláusula 47 ‘2007’ de la Convención Colectiva) desde el año 2005 Bs. 5.924.383,80. Cesta Ticket (Cláusula 51) desde el inicio Bs. 9.197.160,00. Salarios pendientes correspondientes a los meses abril y mayo 2008 Bs. 1.354.650. Bonificación por firma de contratación (Cláusula 58) Bs. 180.000,00. Indemnizaciones Art. 125 LOT Bs. 3.386.625,00 y Bs. 1.354.500,00. Indemnización numeral 2 Art. 130 de la LOPCYMAT Bs. 57.679.125,00. Indemnización por daños y perjuicios Bs. 294.219.000,00 por la incapacidad para licitar en el mercado laboral ocasionada por la pérdida del sesenta y siete por ciento (67%) de la capacidad laboral tipificada como discapacidad total permanente y debido a la expectativa de derechos y beneficios futuros laborables en los 24 años productivos que le restaban conforme al Artículo 81 de la LOPCYMAT. Daños y perjuicios por Bs. 200.000.000, de conformidad con el Artículo 1.271 del Código Civil por lo gastos ocasionados derivados del accidente generando a su mandante un perjuicio económico con un enriquecimiento injustificado a favor del patrono. Cuantifica la demanda en Bs. 581.859.919,50 (Bs. F. 581.859,00):

DE LA CONTESTACIÓN A LA DEMANDA

La representación judicial de la demandada admite como cierto que el trabajador ingresó a prestar servicios en la empresa el día 08 de septiembre de 2003 con el cargo de almacenista y fue cambiado al cargo de carnicero. Por otra parte negó que la empresa violara las normas referidas a la jornada de trabajo y al día de descanso semanal, y a la asignación fija de las tareas de trabajo. Niega que el demandante sufrió un accidente de trabajo el día 30-11-2005. Niega que el Instituto de Prevención, Salud y Seguridad Laborales instará a su representada a sufragar los gastos médicos. Niega el diagnóstico realizado al trabajador. Niega que a raíz del cambio de cargo de almacenista a carnicero se le agravaran las lesiones al trabajador. Niega la declaración de incapacidad residual. Niega que en fecha 23-05-2008 el instituto antes mencionado le diagnosticara el sesenta y siete (67%) de incapacidad para el trabajo. Niega que en fecha 23-05-2008 lo despidiera. Por otra parte procede a negar los conceptos reclamados en el libelo y señaló que el trabajador no presenta limitación alguna para trabajar y que éste nunca se reincorporó a sus labores de trabajo después de vencidos sus respectivos reposos o certificados de incapacidad.

DE LA CONTROVERSIA Y CARGA DE LA PRUEBA

De conformidad con lo dispuesto en las normas contenidas en los artículos 72 y 135 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, así como los términos en que fue contestada la demanda mediante la cual la representación judicial de la empresa demandada admite la relación de trabajo, conforme al criterio reiterado de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, de fecha 11 de mayo de 2004 (caso de Juan Rafael Cabral Da Silva contra la Distribuidora de Pescado la Perla Escondida, C.A.,) con ponencia del Magistrado Alfonso Valbuena Cordero, por lo que este Juzgador establece que la carga de la prueba recae en cabeza de la demandada, es decir, que reconocida la relación de trabajo deberá la accionada desvirtuar la relación laboral a tiempo indeterminado alegada por la demandante y la improcedencia de los conceptos que reclama, así como también aquellos alegatos nuevos que les sirvan de fundamento para rechazar la pretensión del accionante.
Dicho lo anterior procede este sentenciador a valorar el material probatorio aportado por las partes, extrayendo su mérito según el control que éstas hayan realizado en la audiencia de Juicio y conforme al principio de la sana critica según la disposición contenida en la norma del artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo. Así se decide.

ANALISIS DE LAS PRUEBAS DEL DEMANDANTE

Documentales

Cursantes a los folios 81-90 inclusive del expediente, copias certificadas de las actuaciones realizadas por ante el Instituto de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, Dirección Especial de Salud de los Trabajadores Miranda, referidas a: “Notificación de Accidente Laboral” y “Declaración de Accidente” de las cuales se desprende que ello fue realizado por el mismo patrono en fecha 05 y 06 de diciembre de 2005 respectivamente, quien señaló el horario de trabajo es de 8:00-12:00 y 1:00-5:30, que el accidente ocurrió en fecha 30-11-2005 a las seis y treinta de la tarde (6:30 pm.), en la primera documental señaló que el trabajador tenía como oficio “vendedor de tienda de víveres, productos alimenticios y bebidas” y la segunda señaló como ocupación “carnicero”, y que el lugar donde ocurrió fue en la “cava” cuando el trabajador estaba montado en el montacargas y “se resbaló de la plataforma del montacargas y cayó al suelo, ocasionándole una contusión en el hombro derecho” y que fue testigo del accidente el ciudadano Simón Baldirio. Asimismo, se desprende de la documental que riela al folio 83, que la orden para investigar el accidente y la realización de la misma (folios 85-90) son fechadas 13-03-2008 y que del resultado de la investigación se desprendieron los siguientes hechos: Que el funcionario encargado de realizarla fue recibido por el Gerente de Seguridad y Salud en el Trabajo y que se solicitó la presencia del Delegado de Prevención quien informó que el accidente ocurrió en el área de víveres en la cava de charcutería y que se interrogó al ciudadano Simón Baldirio que aparece como testigo en la “Notificación del Accidente” que ocupa el cargo de encargado de cava, quien señaló que el accidente ocurrió cuando el ciudadano procedió a sacar una mercancía que se encontraba en una paleta pero que el trabajador no estaba diestro en el manejo del montacargas y que el trabajador le informó que en el momento de meter el montacargas para levantar la paleta se resbaló de la plataforma del montacargas y cayó al piso. Que interrogó también al ciudadano Danny Gil Delegado de Prevención quien manifestó que el accidente ocurrió cuando el trabajador se disponía sacar una paleta y se cayó de la plataforma del montacargas, indicando que el trabajador tenía un año manejando los montacargas. Se desprende igualmente de la investigación realizada por el Instituto que la demandada no realizó el examen pre empleo y que el ambiente de trabajo en la cava se constató que labora a una temperatura de 7.6 c°, que implica procesos peligrosos asociados, trasladando mercancía congelada, que existe supervisión insuficiente en los procedimientos de traslados de mercancías en las cavas, que el sistema de manubrio es inseguro de acuerdo a lo indicado por el Supervisor, que la maniobra con ese montacargas (traspaleta) eléctrico no era muy fácil y que para el momento del accidente el suelo estaba húmedo. Se evidencia igualmente de la documental que riela al folio 84 “Registro de Asegurado” en el IVSS que el cargo del demandante era de “Almacenista”. Asimismo, se desprende de las documentales antes referidas que con motivo a los resultados arrojados por la investigación realizada por el Instituto de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, Dirección Especial de Salud de los Trabajadores Miranda, concluyó calificándolo como accidente de trabajo conforme lo previsto en el Artículo 69 de la LOPCYMAT, no fueron impugnadas por la contraparte, y en relación a las documental que rielan a los folios 83 y 85-89 se evidencia que si bien el accidente ocurrió en fecha 30-11-2005 y la investigación se realizó en fecha 13-03-2008, no obstante, el por cuanto el funcionario que practicó la investigación fue atendido por Gerente de Seguridad y Salud en el Trabajo con la presencia del Delegado de Prevención y habiendo sido interrogado como testigo del accidente la misma persona que aparece en la notificación del accidente la cual fue realizada por la misma demandada y dado que las circunstancias de tiempo, modo y lugar que se le otorga valor probatorio.

Cursante a los folios 91-102 inclusive del expediente, copia certificada del expediente n° 030-2007-03-00569 llevado por ante la Inspectoría del Trabajo Guatire, de la cual se desprende que en fecha 20 de abril de 2007 el ciudadano FRANCISCO ARAQUE, solicitó cambio de lugar de trabajo por causa de incapacidad de accidente de trabajo y prestación dineraria del cual fue notificada la empresa CENTRAL MADEIRENSE CA.. en fecha 11-05-2007 y que al acto conciliatorio en fecha 15-05-2007 comparecieron ambas partes y el patrono solicitó el diferimiento del acto para el 25-05-2007 en cuya oportunidad compareció el trabajador pero no compareció el patrono por lo que la Inspectoría del Trabajo solicitó el tramite del procedimiento de multa. No fue atacada, se le otorga valor probatorio.

Cursante a los folios 106-108 inclusive, comunicaciones dirigidas por el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, a la empresa CENTRAL MADEIRENSE, se desechan del proceso por cuanto no se encuentran suscritas por la empresa en señal de haber recibido tales comunicaciones. Así se establece.

Cursante al folio 109 certificación de “INCAPACIDAD RESIDUAL” emanada del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, Dirección General de Salud, Dirección Nacional de Rehabilitación y Salud en el Trabajo Comisión Nacional de Evaluación de Incapacidad Residual, de fecha 23-05-08, en la cual diagnostica la incapacidad del ciudadano FRANCISCO ANTONIO ARAQUE BENITEZ por “LIMITACIÓN FUNCIONAL HOMBRE DERECHO POST CONDICIÓN QUIRURGICA RECIDIVANTE POST TRAUMÁTICA. RECTIVICACIÓN MÁS CERVICOARTROSIS MAS DISCOPÍA LUMBAR SINTOMÁTICA”, en un porcentaje de pérdida de la capacidad para el trabajo de sesenta y siete (67%), no fue impugnada por la contraparte, se le otorga valor probatorio.

Cursante a los folios 110-188 inclusive, copias certificadas de la Convención Colectiva suscrita por la empresa CENTRAL MADEIRENSE C.A. y la Asociación Sindical de Trabajadores de la empresa Central Madeirense, las mismas constituyen derecho no susceptibles de valoración.

Informes
Requerida al Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, Dirección Estadal de Salud de los Trabajadores Miranda solicitando “ (…) los resultados de la investigación del accidente de trabajo (…)” supuestamente sufridos por el accionante. La misma riela a los folios 279-308 constante del expediente administrativo llevado por esa institución relativa al accidente de trabajo que fue notificado e investigado, la calificación del mismo, además de algunos certificados de incapacidad, documentos que fueron aportados por ambas partes y que fueron anteriormente valoradas. Así se establece.

ANALISIS DE LAS PRUEBAS DE LA DEMANDADA

Documentales

Cursantes a los folios 192-209, copia impresa de la Convención Colectiva de Trabajo de la empresa demandada 2007-2010, constituye derecho no susceptible de valoración.

Cursante al folio 210, “Declaración de Accidente”, fue valorada con las pruebas del actor.

Cursante a los folios 211-226 recibos de pago suscritos por el ciudadano FRANCISCO ARAQUE de los cuales se desprenden los cargos desempeñados por el actor, y algunos pagos realizados al actor y los salarios con los cuales fueron calculados: Intereses sobre prestación de antigüedad Bs.F. 419,12. Vacaciones y bono vacacional: Vacaciones 2004 (33 días, sueldo mensual Bs.F. 321,23) Bs.F. 353,35, bono vacacional 2004 (7 días) Bs.F.74,95. Vacaciones 2005 (42 días, sueldo mensual Bs.F. 450,00) Bs.F. 630,00, bono vacacional 2005 (8 días) Bs.F. 120,00. Utilidades 2003-2004 (18,33 días, sueldo mensual Bs.F. 260.00) Bs.F. 158,88. 2004-2005 (60 días, sueldo mensual Bs.F. 350,00) Bs.F. 700,00. 2005-2006 (77 días, sueldo mensual Bs.F. 450,00) Bs.F.1.155,00. 2006-2007 (95 días, sueldo mensual Bs.F. 465,75) Bs.F. 1.474,87 menos descuento por periodo no trabajado (336 días) Bs.F. 1.357,69 Total Bs.F. 116.59. 2007-2008 (103 días, sueldo mensual Bs.F. 512,32) Bs.F. 1.758,98 menos descuento por periodo no trabajado (319 días) Bs. 1.537,30 Total Bs.f. 220,57.No fue impugnado por la contraparte por lo que se le otorga valor probatorio.

Cursante al folio 227, original de certificación emanada del Comité de Higiene y Seguridad Industrial n° 2212, de fecha 01 de septiembre de 2003, suscrita por el demandante de autos, en la cual hace constar que asistió a una charla relacionada con el área de trabajo, sin embargo, al desprenderse de los autos que la fecha de ingreso del accionante fue el 08 de septiembre de 2003, no se le otorga valor probatorio. Así se establece.

Cursante a los folios 228-245 inclusive, original y copias de certificados de incapacidad emanados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, de los cuales se desprende los periodos de reposo que le fueron otorgados al ciudadano FRANCISCO ARAQUE. No fueron impugnados, se les otorga valor probatorio.

Cursante a los folios 246 y 247 original de recibos por préstamos otorgados al ciudadano FRANCISCO ARAQUE, se desechan del proceso por cuanto los mismos nada aportan a los hechos controvertidos en el presente proceso. Así se establece.

Cursante a los folios 248-257 y 262 instrumentales que no están suscritas por la parte a quien se le opone por lo que se desechan del proceso. Así se establece.

Cursante a los folios 258 y 259 original de “Notificación de Riesgos por Puesto de Trabajo” y “Notificación de Riesgos Departamento de Víveres/Vegetales” emanados de la empresa CENTRAL MADEIRENSE y suscritos por la parte a quien se le opone, de las cuales se desprende que el trabajador fue notificado de los riesgos que implicaban sus labores, se les otorga valor probatorio.

Cursante a los folios 260 y 261 comunicación dirigida por la empresa CENTRAL MADEIRENSE a ”Directora de la DISERAT con competencia en el Estado Miranda de INPSASEL de fecha 25 de junio de 2007 mediante la cual le participa que no es responsabilidad de la empresa sufragar los gastos médicos ni los salarios del trabajador de autos durante su reposo, por cuanto éste está inscrito en el Seguros Social. No fue impugnado, se le otorga valor probatorio.

CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

Ahora bien, explanados los alegatos de las partes, y admitida como fue por la demandada la relación de trabajo y la fecha de ingreso, se advierte que la litis se circunscribe en determinar la ocurrencia o no del accidente de trabajo alegado por el actor, y en virtud a la forma como fue contestada la demanda, determinar la forma y fecha en que se puso fin a la relación de trabajo así como la procedencia o no de los conceptos reclamados. Así se establece.

Respecto al accidente de trabajo, la demandada se limitó a negar pura y simplemente la ocurrencia del mismo y la incapacidad para el trabajo que fue alegada por el actor. Así las cosas, se evidencia de las documentales aportadas a los autos y a las cuales se les otorgó pleno valor probatorio, que la empresa demandada en fecha 05 de mayo de 2004 notificó al trabajador sobre los riesgos a los cuales estaría expuesto en la ejecución de sus tareas y que le entregó botas y uniforme. Sin embargo, con las documentales que rielan a los folios 81-90 referidas a la “Notificación de Accidente Laboral” y “Declaración de Accidente” por ante el Instituto de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, Dirección Especial de Salud de los Trabajadores Miranda, así como de la investigación del accidente realizada por dicho instituto (folios 85-89), se demostró en principio, que las condiciones en las que el trabajador realizaba sus actividades para el momento en que ocurrió el accidente implicaban riesgos porque trasladaba mercancía congelada desde una cava con una temperatura de 7,6 c° con el uso de un montacargas eléctrico difícil de maniobrar porque tiene un sistema de manubrio inseguro y que para el momento en que ocurrió el accidente el piso estaba húmedo, habiendo sido constatado incluso que para el momento de la investigación no existía supervisión suficiente en los procedimientos en los cuales existen procesos peligrosos asociados, y que como consecuencia de todo lo anterior para el momento en que el trabajador trató de meter el montacargas para levantar la paleta se resbaló de la plataforma del montacargas y cayó al piso. Por otra parte, según se evidenció de la investigación del accidente, la demandada no realizó el examen pre empleo al trabajador demandante, evidenciándose igualmente la inobservancia por parte del patrono a la normativa laboral al notificar el accidente en forma retardada, es decir, que el accidente ocurrió el día 30 de noviembre de 2005 y la demandada lo notificó el 05 de diciembre de 2005, cinco (5) días después, cuando lo dispuesto en el Artículo 73 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT) establece que la declaración debe ser realizada de forma inmediata dentro de las veinticuatro (24) horas siguientes a su ocurrencia. Por todas las anteriores razones el Instituto de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, Dirección Especial de Salud de los Trabajadores Miranda, concluyó calificándolo el accidente ocurrido al trabajador de autos como un accidente de trabajo, calificación ésta que tiene el carácter de documento público conforme el Artículo 76 ejusdem. En tal sentido, este Juzgador coincide con la apreciación de dicho Instituto y declara el suceso acaecido al trabajador demandante como un accidente de trabajo de trabajo conforme lo previsto en el Artículo 69 ejusdem y la lesión resultante del mismo de conformidad con lo previsto en el Artículo 69 ejusdem y el Artículo 561 de la Ley Orgánica del Trabajo, en consecuencia la demandada incurre en responsabilidad objetiva conforme a lo dispuesto en el Artículo 560 de la LOT. Así se establece.


Por otra parte, el actor demanda la responsabilidad subjetiva del patrono por daño moral de conformidad con el Artículo 81 de la LOT por lo cual reclama la indemnización por daño patrimonial y según lo previsto en el Artículo 1.271 del Código Civil reclama daños y perjuicios y daño moral, lo cual fue negado pura y simplemente en la contestación. Quedó demostrado con las documentales ya referidas “Declaración de Accidente” y de la “Notificación de Accidente Laboral” (folios 82 y 81), que el horario del trabajador era de 8:00 a-12:00 y de 01: 00 a :5:30, pero que el accidente ocurrió a las 6:30 pm., lo cual concuerda con lo alegado en el escrito libelar en cuanto a que el accidente ocurrió debido a las circunstancias del ambiente de trabajo sumado al agotamiento físico del trabajador por cuanto ese día estuvo laborando desde las 8:00 am., hasta las 6:30 pm, evidenciándose así que el trabajador el día que ocurrió el accidente laboraba más de diez horas y media (10:30) pues aún no había culminado sus labores para el momento del accidente, situación que por demás viola las disposiciones contenidas en el Artículo 90 de la Constitución el cual establece que la jornada de trabajo diurna no excederá de ocho horas diarias ni de cuarenta y cuatro horas semanales, así como lo dispuesto en los Artículos 195 y 196 de la Ley Orgánica del Trabajo que establece que la jornada diaria no podrá exceder de ocho (8) horas diarias ni de cuarenta y cuatro (44) semanas, salvo que por acuerdo entre el patrono y los trabajadores se establezca una jornada diaria de nueve (9) horas sin exceder el límite semanal de cuarenta y cuatro (44) horas, para otorgar al trabajador dos (2) días completos de descanso cada semana, siendo que en el presente caso el trabajador alegó que tenía solamente un día libre a la semana y así fue aceptado por la demandada en su contestación, evidenciándose entonces que